Había una vez…

Por Ma. Del Rocío Lozano Solana

A todos nos contaron historias de princesas, cuentos de hadas y relatos de amor. Todos conocemos el cuento de La Cenicienta y nos encanta ver La Bella y la Bestia. Todos nos hemos enamorado del actor o actriz perfectos, de las relaciones de teatro y los amores de taquilla. Todos estos son cuentos de hadas que, según muchos, nos han envenenado la mente haciéndonos creer que de eso no se trata el amor. ¿Por qué estas historias están tan dentro de nuestra mente? Toda niña conoce la historia, aunque no se la hayan contado. Todas soñamos con el valiente príncipe que nos rescata de la torre. Los hombres, por su parte ensayan con espadas y escudos de cartón para, algún día, ya maduros, entiendan que lo que quieren es conseguir la belleza. ¿Quién es esa belleza que el hombre tanto añora? Lo que el hombre quiere es conseguir a la mujer. “Desde las fábulas antiguas hasta el último éxito, el tema de un hombre fuerte que llega a rescatar a una mujer hermosa es universal a la naturaleza humana”[1].

¿Qué pasa con las relaciones de hoy en día que pierden la chispa y abandonan el amor? ¿Por qué desaparecen las ganas, el enamoramiento, el encanto y el deseo de luchar por el otro? El divorcio hoy parece una opción fácil, alcanzable y hasta a veces de moda. Muchas parejas se despiertan un día para mirarse y darse cuenta de que ya no se aman. “¿Qué pasó que muchos nos perdemos entre el había una vez y el vivieron felices para siempre?” No hace falta aceptar que el amor ha ido perdido su encanto y que toma solo unas noches frente el televisor y el celular para que los romances más apasionados se apaguen. ¡No, los cuentos de hadas no nos han envenenado! El problema está en que no nos los hemos tomado en serio. Nos hemos enfocado en no buscar una relación de sueños, porque nos han convencido de que así no funciona. “El amor se acaba, se apaga y pierde su encanto. Por un rato y nada más. No te enamores, no te ilusiones, no te dejes engañar. Conoce, experimenta, no te distraigas con solo uno”. Estas palabras sí dañan nuestra mente. ¿Por qué no motivarnos a conocer, a luchar y conquistar? Enamórate, déjate querer, levántate si te rompen y lucha por lo quieres. Busca la felicidad al lado de alguien que te corresponda, confía en que sí te mereces ser amado y amada. ¡Creé en los cuentos de hadas!

Las historias son más que un mito, pero muchos hombres se han olvidado de la parte más importante. Nadie se imaginó que el dragón era real. Pensaron que podían rescatar a la doncella sin pelear. ¡No, la batalla no se gana invitándola a salir! “Muchos hombres quieren parecerse al caballero, pero sin sangrar como él”. ¿Por qué cuando te piden que luches por algo te da miedo y vacilas? Si la masculinidad está en peligro, la feminidad también. El hombre debe emprender un viaje para encontrarse, fortalecerse y reconocer su masculinidad. La mujer debe de tomar el mismo consejo y buscar la fuente de su maternidad, de su feminidad y de su belleza. Ambos se alejan para encontrar su fortaleza, pero regresan para ofrecerla. ¡Hombres y mujeres de hoy! quiero decirles que vivimos un problema. Debido a que la mayoría de los hombres se han negado a pelear, la mayoría de las mujeres siguen en la torre. Pero ¿Quién quiere las alegrías del amor, sin las dificultades de la batalla? Que insoportable debe de ser ver una película romántica o ir a una boda y no creer que tu relación puede ser así de perfecta. Debe de ser terrible ver aun novio joven, fuerte y valiente, y no creer que ese puedas ser tú. O ver a una novia hermosa y sonriente, y pensar que eso está solo en los cuentos de hadas. No es necesario alejarte de aquello que reta tu más profundo ser, sino regresar a la fiesta y volver a bailar. Porque la vida no se trata de solucionar problemas, sino de vivir aventuras.

Referencia:

  1. John Eldredge (2003), Wild at heart.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s