Sobre la incomodidad de la verdad

Por Ana Fernández Núñez

No me dispongo a afirmar cuál es la verdad, solo quiero exponer la actitud que, a mi medianamente sano y humilde juicio, es la más adecuada para poder entablar una conversación sensata y abierta. 

La verdad se resbala. No la encontramos. La buscamos y la buscamos. En cuanto creemos tenerla, se nos escapa de las manos. Muchos dedican su vida entera a este noble oficio— filósofos, les llaman— y no lo logran. Otros, filósofos también, la encuentran y deciden abandonarlo todo para dedicarse a ella, como cuentan que hizo Tomás de Aquino al final de su vida.

Filósofos de a pie, como tú y yo, no alcanzaremos pronto esos niveles. Tú y yo, por lo pronto, en este México tan querido, estamos llamados a conversar, dialogar, para poder llegar, por lo menos, a un pequeño consenso, para no matarnos. Si no llegamos a ese consenso ya hemos visto que sí nos matamos.

Pero bueno, filósofos, volvamos a lo que nos acontece: dialogar sin matarnos. Al escuchar a otro, encontramos un poco de verdad. Incluso en una mentira, existe algo de verdad. En ocasiones solemos pensar que aquello que escuchamos es contradictorio a lo que pensamos, e inmediatamente nos ponemos a la defensiva; a modo de prueba de esto basta con echar un ojo al odio que se siente en Twitter. 

A todo esto, me surge una pregunta, ¿cuál es el parámetro para no enojarme ante lo que escucho o leo? ¿Hasta qué punto una verdad, contraria a la mía, debe ser aceptada y hasta qué punto debo defenderla a capa y espada? No tengo la respuesta, intento buscarla con cautela entre cada conversación sincera que procuro tener. Solo encuentro más preguntas que respuestas. Presento el esquema estándar de una conversación en el siglo XXI:

Interlocutor x: Me ofende que afirmes A.

Interlocutor y: A mí me ofende que niegues A.

Interlocutor x: Afirma B, no te cuesta nada.

Interlocutor y: No. Afirmar B violenta mis principios.

Sanseacabó la conversación porque ambos se enojaron. ¿Se avanzó en el descubrimiento de la verdad de ambos? No. Sin embargo, propongo una nueva actitud, una actitud adecuada para la pluralidad de opiniones, sin negar que es un reto:

Interlocutor x: Me ofende que afirmes A.

Interlocutor y: A mí me ofende que niegues A. Pero ¿no puedes intentar afirmar aunque sea parte de A? 

Interlocutor x: No porque me sigue ofendiendo. Pero ¿qué tal C?

Interlocutor y: C suena bastante bien. En C ambos estamos contentos.

Y colorín colorado, ni x ni y se han matado. 

En esquema parece bastante fácil. Pero estoy profundamente convencida de que hemos de encontrar las C’s del mundo sobre todos los temas ya que, de no hacerlo, ¿qué va a pasar con este barco llamado humanidad? Escenario a) se hundirá; escenario b) se estancará; escenario c) será manejado por alguna persona que se pase de lista, para llevarlo a buen puerto o estrellarlo contra un arrecife. De no encontrar las C’s estamos perdidos. De no encontrar las C’s terminaremos por matarnos. De no encontrar las C’s ninguno podrá ser feliz: utopía que todos deseamos para nuestras propias vidas.

Tim Cook, actual padre de la empresa representante del capitalismo, acertó en un discurso pronunciado en MIT en 2017 cuando le pregunta a los recién graduados: 

“How can I serve humanity? This is life’s biggest and most important question… Sometimes the very technology that is meant to connect us divides us. Technology is capable of doing great things, but it doesn’t want to do great things. It doesn’t want anything. That part takes all of us. It takes our values and our commitment to our families and our neighbors and our communities, our love of beauty and belief that all of our faiths are interconnected — our decency, our kindness.”¹ 

No digo que debes seguir este consejo al pie de la letra, parece fácil decirlo si eres un millonario, pero nadie puede negar que es un gran mensaje. Nos hemos olvidado de la amabilidad al enfrentar la verdad, hemos utilizado la tecnología, como las redes sociales, como herramientas de odio. Nos hemos olvidado de la comunidad para centrarnos en odiar a la comunidad de a lado y, en cuanto ya no encajo, para odiar a mi comunidad misma. Sin amabilidad o decencia, ¿cómo serviremos a la humanidad? ¿A quién le estamos dejando este barco? 

¿No estás dispuesto a dialogar? Allá tú. Solo no mates a nadie. 


¹Tim Cook. Discurso pronunciado el 9 de junio de 2017 en MIT. https://singjupost.com/tim-cooks-commencement-address-2017-at-mit-full-transcript/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s