Crónica de una pandemia anunciada

Por Edith Gallardo Garzón

Otro día. Me levanto, tiendo mi cama, me arreglo, desayuno, enciendo mi computadora, asisto a clases en línea, hago tareas, no salgo de mi casa. NO SALGO DE MI CASA. ¿Cuántos días van? No sé y no es importante, lo importante es no contagiarme y no contagiar, la única manera de evitarlo es la más escuchada: no salir. Es un problema que haya personas que salen a trabajar para sobrevivir un día más, es otro problema más importante que no tengan la opción de resguardarse, pero que las personas privilegiadas que pueden no salir decidan ignorar las medidas de prevención para ver a sus amigos, parejas, y aprovechar e irse a la playa o a Valle de Bravo, no es sólo un problema sino una falta de respeto y de consideración a los demás. Estas personas, me parece, son quienes deberían ser discriminados y juzgados, no el personal de salud que se pone en la línea de fuego para intentar salvar a quienes están graves ni aquellas personas que no pueden darse el lujo de encerrarse en casa. 

Sé que es difícil hacer un día «normal», sobre todo cuando lo normal es salir. Sin embargo, ¿qué dice nuestra reacción a esta crisis sanitaria? Considero importantísimo reflexionar sobre nuestra actitud y nuestro papel como individuos y como partes de la sociedad. Son papeles distintos pero no independientes, aunque se intenten separar hoy en día. Por poner un ejemplo: como individuo puedo ser muy altruista y responsable en las tareas del hogar o de la escuela, pero ser completamente egoísta e irresponsable en la única tarea que se nos exige a todos como sociedad: no salir. Puede parecer una exageración tachar de egoísta la decisión de salir, pero no creo que lo sea, pues si todos pensamos, entre otras excusas, «sólo yo voy a salir, casi no hay gente en la calle, no me voy a contagiar porque estoy sano y soy joven», todos saldrían y con uno que esté contagiado, aunque no padezca los síntomas, habrá contagiado a suficientes personas, que después llegarán a casa con sus papás, hermanos, sobrinos y abuelos… de quienes algunos serán parte del sector vulnerable, ya sea por edad, asma, diabetes, etcétera. 

Repito: hay que reflexionar como individuos y como sociedad. Hay que pensar no sólo en lo aburridos que estamos por estar en cuarentena, sino también en las personas que no se pueden quedar en sus casas a cuidar de su salud. Hay que pensar que entre más rápido acatemos las indicaciones de las autoridades sanitarias, más rápido veremos los resultados y más pronto podremos salir y convivir con los demás. Sé que no es fácil estar confinado en contra de la propia voluntad, sin embargo, ¿por qué verlo desde una perspectiva negativa? Decían en mi escuela que una de las claves para ser feliz es ver lo positivo, que siempre es más. Muchos dirán que eso es cursi, y estoy de acuerdo con que suena cursi, pero es una actitud que podemos tomar y emplear en la vida no sólo para enfrentar el COVID-19 sino todas las circunstancias que se nos presenten. Implica mucho ejercicio de la voluntad, no lo voy a negar; repito: no es fácil. De cualquier modo, si lo empezamos a hacer poco a poco creo que se puede desarrollar, a manera de ‘hábito’ o ‘virtud’, en términos aristotélicos. 

¿Qué tiene de positivo la cuarentena? Lo único negativo que se me ocurre es que no hay libertad de movilidad pasando la puerta de la casa, sin embargo, ¿cuántas veces no hemos pensado en quedarnos a descansar todo el día en casa, sin siquiera quitarnos la pijama? De la puerta para adentro, hay completa libertad. Tenemos más opciones que nunca: podemos no quitarnos la pijama, arreglarnos, hacer un día de spa, echar flojera, ver Netflix todo el día, hacer ejercicio, aprender a cocinar recetas nuevas, desarrollar una habilidad, escribir poemas, cuentos o hasta novelas, tocar un instrumento, bailar, o leer un libro, entre muchas opciones más. No hay que enfocarnos en lo que nos quitan, sino en lo que nos dan: tiempo para uno mismo, para cultivarnos, además de que nos ponemos a salvo de posibles contagios y ayudamos a salvar el mundo, en cierto sentido. Además, hay que agradecer que ya existe el internet, que nos permite mantenernos en contacto con toda la gente que nos importa y que nos ofrece muchas opciones para entretenernos. 

Si la negatividad supera a la voluntad misma, no hay mucho por hacer, sólo pensar en lo que pasará si no sigues la sencilla indicación «quédate en casa»: sales, te contagias, contagias a todas las personas con las que conviviste, y como mucha gente también salió ya hay demasiados contagiados y no hay suficientes medios para atender a todos los enfermos, todos mueren, fin. ¿Realmente quieres eso? Es bueno querer hacer la vida normal, una vida llena de abrazos, convivencias, paseos, otra gente; sin embargo, este virus ha convertido todo eso en armas. Son armas de efectos no instantáneos, no actúan tan rápidamente como una pistola o un cuchillo, pero pueden ser tan letales como estas últimas. 

Está bien que quieras salir, ver a tus amigos o familiares, regresar a tus espacios de trabajo y de estudio, salir de tu casa. Eso está excelente, te aseguro que no eres el único. Mucha gente está deseosa de salir por un café y a pasear, por abrazar a sus conocidos, por eso obedecen a la orden: «quédate en casa». Se supone que somos animales inteligentes, superiores en racionalidad a los otros animales, ¿por qué no podemos entender que la única manera de poder socializar y pasear de nuevo es guardarnos por ahora? Entre más nos tardemos en entender y acatar, más contagios habrá y más tiempo durará la cuarentena.

3 comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo. Ver lo positivo, la libertad de hacer lo que te da tu gana adentro de tu casa 👏👏👏 y lo mas importante la concideracion por la gente que si tiene necesidad de salir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s