FOBAPROA 2.0

Por Maurizio González

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre las consecuencias del Covid-19: que si el pueblo de México es lo suficientemente fuerte para combatirlo; que si solo los pobres son inmunes; que si la fraternidad universal nos salvará. Lo que sí es cierto es que la economía mexicana va a recibir un duro golpe a causa de la pandemia. Ese golpe se estima en un decrecimiento de hasta el 7% en el 2020, según el banco internacional JP Morgan. Este número no suena descabellado si se compara con cifras de otras crisis en el país: 6.3% con Salinas en 1995 y 5.3% con Calderón durante la Gran Recesión. Con estos antecedentes, el gobierno debería de estar preocupado ante el escenario que se avecina.

Para entender el problema y plantear una posible solución, hay que comprender el inicio de la crisis: un shock de oferta. Este proviene de la faltante mano de obra en las empresas que afecta a la actividad empresarial, pues nada se puede producir. Si no se produce, no se vende. Si no se vende, no hay dinero para pagar la nómina, y probablemente los deje sin trabajo.

¿Qué soluciones se están buscando en el país? Por un lado, Banxico siguió los pasos de la Reserva Federal de Estados Unidos al bajar la tasa de interés en un intento de reactivar y estimular la economía, pero dicha política fue criticada por economistas como Paul Krugman debido a que la demanda agregada se está colapsando, por lo que estas medidas tendrán mayores efectos cuando la economía se tranquilice y la actividad económica retome su paso. Otra arma que tiene nuestro Banco Central es usar el relajamiento cuantitativo (QE, por sus siglas en inglés) para proveer de liquidez al sistema financiero; pero para enfrentar la crisis a corto plazo no hay estrategia monetaria. 

A pesar de las posibilidades que tiene la política monetaria, las más necesarias serán las fiscales en este entorno de incertidumbre. Por lo mismo, el presidente ha mencionado que se adelantarán pagos a adultos mayores y otros tipos de transferencias para ayudar a sectores de la población que tengan mayores riesgos económicos, y que además darían apoyos extras directamente a las familias si fuera necesario. Pero esto no es suficiente. Como se mencionó al inicio, esto es un shock de oferta y se debe tratar como tal. La ayuda gubernamental debe estar dirigida en proveer de liquidez a las empresas –con restricciones para evitar el abuso de los recursos— que lo necesiten para que no se vean forzadas a despedir a sus empleados y eventualmente cerrar sus puertas. El peor escenario es que una vez terminada la pandemia, sus puertas siguieran cerradas y no pudieran generar  empleo.

También debemos entender que por una ayuda del gobierno a las empresas en riesgo de quiebra no se está salvando a los empresarios y a sus empresas, sino a sus trabajadores. Esto no es un intento de hacer más ricos a los ricos como mucha gente lo hace ver, como si fuera un FOBAPROA 2.0 (que igualmente se sataniza de más) o su homólogo en Estados Unidos, el TARP. Lo que buscaría este tipo de programa de rescate es que los más vulnerables, los que están hasta abajo en la cadena corporativa, no pierdan sus trabajos a consecuencia de la crisis económica.

Para esto, el gobierno deberá repensar su estrategia fiscal de este año. De nuevo, Krugman menciona la importancia de emitir deuda en la parte baja del ciclo económico para estimular la economía. Sin embargo, como menciona Carlos Urzúa, ex secretario de Hacienda, esta probablemente no es la mejor opción para México debido al deterioro de las finanzas públicas, la condición crediticia del país y de PEMEX, así como del desfavorable mercado petrolero en el exterior. Para esto, sería necesario buscar otras fuentes de recursos, como cancelar proyectos de infraestructura que no tengan resultados en el corto plazo. Por ello, el presidente ha mencionado la posibilidad de cancelar la construcción de algunas carreteras en el país.

La acción de cancelar la construcción de algunas carreteras se le debe reconocer al presidente, pero, difícilmente, esta medida será suficiente para salvar a la economía debido al tamaño de la crisis. Es el momento para que López Obrador reconsidere la construcción de ciertos proyectos de los que se ha mencionado y probado su poca o inexistente rentabilidad comparada con los altísimos niveles de inversión necesarios, en específico Dos Bocas y el Tren Maya.

Evidentemente hay más medidas que faltan por hacer como suspensión de pago de derechos, de créditos e hipotecas, diferimiento de pago de impuestos, etc. Acciones que sirven para complementar lo anterior. 

Ojalá que el presidente tome la decisión más oportuna para que la economía resienta lo menos posible lo que está por venir. Es el momento para que haga lo mejor para México y todos sus ciudadanos.

2 comentarios

  1. Buen articulo Mau, hay una constante en los ciclos de recuperación de las crisis que has mencionado, que en esos gobiernos existía gente pensante y preparada decía el Dr. Zedillo en Yale, los economistas mexicanos somos expertos en crisis, en la crisis del 94 el liderazgo de Pedro Aspe y Guillermo Ortiz y obviamente la experiencia y preparación del Dr. Zedillo, en la gran crisis del 2008 el liderazgo de Agustin Carstens, Meade y Calderón personajes con conocimiento y preparación que si bien las condiciones de la economía mundial eran adversas, daban confianza a la inversión y enviaban señalas positivas al mundo acelerando el ciclo de recuperación.
    A diferencia de todo lo anterior, actualmente no existen personas preparadas y con liderazgo que envíen señales positivas a la inversión, ahí está el resultado con la fuga de capitales y las bajas de calificación por parte de las calificadoras, en conclusión no existe una política económica enfocada a la recuperación y crecimiento, La actual transformación de cuarta, utiliza los recursos económicos para el pago de compromisos de campaña, programas y campañas populistas, obras faraónicas que antes de ser construidas ya son obsoletas, en general una perfecta “tormenta perfecta”, crisis económica, crisis sanitaria y lo peor una crisis social.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s