Internet y pensamiento

Por Juan Carlos Puebla Pavlovich (Comunicación UP)

Los avances tecnológicos cambian nuestra vida. A lo largo de la historia distintas herramientas han impactado en la humanidad, como la imprenta de Gutenberg, la bombilla o la máquina de vapor. A nuestra época la define el internet. Hemos hecho de él una extensión de nuestro cuerpo a través de los smartphones. Los adolescentes en la actualidad pasan alrededor de 9 horas conectados. La red es ya esencial en el ser humano: ha modificado nuestro comportamiento del día a día ¿Qué efectos tiene hacer del internet una parte inseparable de la vida del hombre?

McLuhan con su célebre frase “el medio es el mensaje”, advirtió  que el medio no se  reduce a generar o difundir información, sino que éste, por sí mismo, cambia a la sociedad en su vida y organización. Específicamente, el internet propicia grandes modificaciones cognitivas.

Nicholas Carr en su artículo “Is Google making us stupid?” resalta la dificultad que enfrentamos para leer libros por  falta de concentración. No sabemos estar tranquilos, nos distraemos cada 15 minutos buscando nuevas actividades. Somos como niños que nos aburrimos rápidamente y buscamos iniciar otra actividad. Nuestro cerebro se acostumbró a pensar como Google. Estamos llenos de pestañas y, cuando una nos aburre, revisamos Facebook, Instagram o Youtube. La inmediatez en las búsquedas de Google y la facilidad para cambiar de información con un  clic están matando ciertas habilidades cognitivas.

Perdemos memoria, pensamiento crítico y profundo, entre otras habilidades cognitivas. Somos pragmáticos y mercantilistas; estas habilidades ya no son necesarias en la vida cotidiana para ganar dinero, por lo que terminamos desechándolas. Actuando así podemos tomar algunas decisiones pragmáticas, como seguir algoritmos, pero no las trascendentales que llenan al hombre. Sin reflexión, pasamos a ser un buscador  lleno de datos.

“Gracias a la plasticidad del cerebro, la adaptación también ocurre en un nivel biológico” (Carr, 2008). Nuestro cerebro empieza a actuar como internet, nuestro pensamiento se está estructurando como un buscador de Google, las consecuencias todavía no las vivimos en su plenitud, pero el cambio está siendo rápido y radical. Empieza por nuestra forma de pensar y después por nuestro actuar. Si ahora estamos conectados 9 horas al día ¿Qué pasará con esos niños de 1 a 5 años que interactúan diario con una tableta inteligente más de 9 horas? ¿Cómo pensarán y actuarán? El internet sigue avanzando y nuestro cerebro también, las consecuencias están por vivirse y no sabemos a ciencia cierta lo que nos espera.

El internet es por sí mismo un invento excelso del hombre, el problema es el uso que le damos por la inmensidad de información y aplicaciones dentro de él. No sabemos en que centrarnos y nos dispersamos en su grandeza lo que causa una gran pérdida de tiempo y un exceso de ocio. La solución está en aprender a utilizarlo con orden y disciplina para hacer de él un medio complementario al hombre que le ayude a realizar actividades en lo profesional, social y académico, mas nunca supliendo otras habilidades cognitivas que nos ayudan a tomar decisiones más profundas.

Referencias                

Carr, N. (2008, August). Is Google Making Us Stupid? Retrieved August 8, 2018, from https://www.theatlantic.com/magazine/archive/2008/07/is-google-making-us-stupid/306868/

Presnky, M. (2001, October 5). Digital Natives, Digital Immigrants. Retrieved August 8, 2018, from http://www.marcprensky.com/writing/Prensky – Digital Natives, Digital Immigrants – Part1.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s