¿Por qué mi familia habla de política en la cena de Año Nuevo?

Por Alan Mosqueda

Está recién calentado el lomo, la pasta lista para ser servida y cada quien tiene llena su copa de sidra. Entonces lanzo la pregunta incómoda: ¿por quién vas a votar, tío?

Este es un momento que busca evitar la mayoría de los miembros en muchas familias, incluso en la mía. Todo mundo conoce el adagio: en las reuniones familiares no se discute de religión, política ni fútbol. Siempre imaginé que se hacía esta advertencia porque aquellos temas provocaban sacar a la luz pública las creencias más fervientes. Imaginaba discusiones acaloradas, la defensa de posiciones inamovibles e insultos por pertenecer al bando contrario. Sin embargo, parece ser que la mayoría de la gente más bien encuentra la discusión política como una actividad apática, aburrida y sin sentido.

Habrán muchas razones por las que a las personas les pueda causar aversión platicar sobre política, pero este hecho me sigue sorprendiendo, sobre todo al pensar que constantemente nos vemos afectados por las decisiones tomadas por los funcionarios públicos. Tal vez se trata de una sensación abrumadora por el escenario aciago que pinta el futuro del país o de una cierta percepción de inutilidad de las acciones que se pueden realizar como ciudadano. No obstante, me sigue pareciendo que lo poco que se pueda hacer, se debe hacer; habrá que hacer mella.

Ahora bien, si se puede hacer poco en el escenario político como ciudadano, esto no significa que no se trate de acciones poderosas. Este tipo de pensamiento es el que busco compartir en mi familia: si en tu casa empiezan a discutir sobre los temas políticos actuales, todos vamos de gane. Después debe venir la adopción de herramientas y recursos que mejoren esta discusión; uno como estudiante de filosofía tiene la facilidad de pensar en categorías, jerarquías, causas y estructuras de una argumentación. Eso es lo poco que he encontrado que puedo hacer por ahora.

Me emociona saber que mis primos más jóvenes están enterados de los mayores problemas del país. Ahora habrá que empezar a dialogar sobre las posibles soluciones que se pueden emplear, pero, bueno, apenas va empezando el año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s