La importancia del futuro en los medios de comunicación

La abolición de la distancia para la transmisión de información es un hecho: ya no nos desplazamos demasiado para hablar con alguien de China, para comprar una computadora, para vender antiguas pertenencias, para intercambiar conocimiento o para insultarnos mutuamente. Es como si H. G. Wells, en su ensayo Wanted– Professors of Foresight!, lo hubiera profetizado: “You will be able to see and talk to your friends anywhere in the world as easily and surely as you send a telegram today”. 

Lo cierto es que los medios de comunicación actuales, al reducir la distancia, afectan la manera en la que nos desarrollamos en casi todas las esferas de nuestra experiencia ciudadana. “El medio es el mensaje”, afirmaba McLuhan para describir lo que sucedía en una aldea global como la nuestra. En gran medida es cierto: Youtube, por ejemplo, ha superado sus primeros días de transmisión exclusiva de sandeces y sandeces editadas, para convertirse en un monstruo polisémico. Es verdad, ningún medio elude la mala calidad y la simpleza, pero desde el principio Youtube mantuvo lo que él mismo transmitía como medio: Broadcast Yourself.

La facilidad con la que cualquier usuario, desde el pre-adolescente que juega todo el día, hasta el académico de Yale, puede transmitir lo que desee, ha configurado la manera en la que vivimos el pasado y el presente. Aunque resulte ridículo para muchos pensar que se puede aprender en redes sociales, no ignoremos lo inminente: Youtube, LinkedIn, Khanacademy, incluso Tumblr y Facebook, todas redes sociales, representan la fuente de nuevas experiencias que configuran y reconfiguran nuestra cotidianidad, y, por ello, no debemos tomarlas a la ligera.

La preocupación de Wells se concretiza en la propuesta del foresight (previsión), el estudio del futuro. Si estudiamos con tranquilidad el presente y el pasado, ¿qué nos detiene de estudiar el futuro? Es una pregunta genuina y de suma importancia. La humanidad parece no aprender la lección: nuevas tecnologías y medios resuelven algunos problemas, sí, pero generan otros.

El desarrollo tecnológico y mediático es exponencial y sentarnos a contemplar su florecimiento es cegarnos a la idea de que la inactividad también genera consecuencias. ¡Abandonemos nuestras pieles de consumidores pasivos y colaboremos en la interpretación y transformación del presente para prevenir escenarios futuros!


H. G. Wells, Wanted – Professors of Foresight!, From Slaughter, R. (ed) Studying the Future, Australian Bicentennial Authority/Commission For the Future, Melbourne, 1989, pp 3-4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s