Mandamiento primero: no te equivocarás

¿Cuál será el castigo que reciban aquellos que pequen de error? ¿Acaso la humillación es la maldición que obtenemos por cometer errores?

Durante prácticamente toda la historia de la sociedad humana, los errores y la humillación son términos conectados. Entre más grande es el error, más grande será la humillación; sin embargo, parece que este principio encuentra su fuga en nuestros tiempos.

La humillación es de las experiencias más terroríficas para la mayoría de nosotros; hacer el oso es igualmente malo que robar para algunos. Existen personas que inclusive se suicidan a causa de humillaciones. Esto causa miedo y preocupación  a cada ser humano. Nos mantienen alerta  y nos impide experimentar con cualquier cosa. Tampoco me lo tomen a mal, en ocasiones la humillación es un miedo muy útil, pero la mayoría de las veces la humillación no es precisamente la mejor herramienta para convivir.

La horca pública, el ser expulsado de una sociedad, de un grupo, el ser expuesto y ridiculizado por  acciones que llegaste a cometer accidentalmente en la escuela mientras hablabas al resto de los compañeros. Todo esto es sinónimo de humillación. El problema es que entre más personas pueden acceder a los hechos más fácil es que seamos humillados por personas sin rostro; personas que  seguramente ni siquiera conocemos.

En México,  a diario hacemos burla de aquello que acontece a nuestro alrededor. Nuestro presidente nos puede contar mucho al respecto. Y, en general, tendemos mucho a disfrutar de esta clase de entretenimiento. No hay comediante que no haga burla de algo. El problema es cuando estamos denigrando a un individuo o un grupo en particular.

Normalmente, la gente comparte todas estas historias, todas estas pequeñas anécdotas que pintan una nueva imagen de aquella persona o de aquel grupo. Como teléfono descompuesto, la historia se degenera hasta meras ilusiones ópticas. A la gente no le importa el contexto y no le importa el objetivo del material que se publicó. Lo importante es que si lo encuentras andando por la calle, el es el nuevo Lord  o la nueva Lady.  Las feministas Lady.  Movimientos feministas y sociales similares pueden caer en  el absurdo; las discusiones al respecto también. Son todas humilladas porque alguien  cometió un error, alguien es la cara de la humillación durante los próximos días hasta que la gente se canse de señalar o alguien llegue a relevarlo en el puesto.

Las video-denuncias son una manera de gritar: “¡Hey!,  aquí miren todos al ingenuo que no sabe hacer tal o cual cosa. Expongámoslo para que  todos podamos humillarlo”.  La mayoría de estas humillaciones tampoco surte efecto alguno sobre  personas que deberían recibir una sanción.

Siendo sinceros, muchos desearíamos escupirles en la cara aquellos que realmente dañan y causan dolor a la gente honrada, pero la realidad es que la mayoría de las ocasiones perjudicamos  y humillamos más a personas que se han equivocado  por cosas minúsculas. Hemos convertido a las personas en actores que  cargan mascaras, que más que poder solucionar los problemas que causaron,  terminan causando más daño   a otras personas o a ellos mismos por cosas insignificantes. Resulta que la gente que comete delitos graves y que pretende ser humillada, son personas que, en general, no tienen ningún reparo en ponerse a reflexionar por los comentarios que encuentran en las redes, son personas que han dejado de lado el miedo a la opinión y son capaces incluso de dañar a aquellos que  tratan de humillarles. Por otro lado, aquellos pobres que sufren de  humillación  por accidentes, normalmente son más afectados por la opinión que los primeros.  El pecado de equivocarse  y el castigo de la humillación   son un reflejo de la poca empatía que sentimos por los demás y de la egolatría que expira nuestro ser.  Piénsalo, ¿cuándo fue la última vez que llamaste naco a alguien sólo por su apariencia, por su manera de expresarse o de actuar?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s