¿Inclusión o tolerancia?

México tiene la mínima inclusión para las personas con discapacidades. En cierto sentido, solamente se tolera que sean parte de nuestra sociedad. No se les presiona cuando van por la calle ni se les prohíbe la entrada a los lugares. Pero  a una persona con silla de ruedas le resulta casi imposible moverse por las banquetas de la CDMX. Dentro del metro, ni se diga.

“Lo más relevante: se necesita un cambio de cultura”.

Una inclusión real significaría que se les contemplara en las condiciones con las que se construyen las ciudades, no sólo con una rampa ocasional dentro de algunas instituciones o con letreros en Braille en algunos lugares comunes. En el año 2010, se trataba de un 5.1% de la población total de México. Probablemente sean más, pues existen muchas discapacidades no visibles que en pocas ocasiones son consideradas.

La meta, como sociedad incluyente, debería ser una inclusión verdadera. Un apoyo tanto físico como psicológico en todas las instituciones, no sólo para poder darles el trato correspondiente, sino para detectar las limitaciones. Significa que las escuelas cuenten con distintos recursos tanto físicos como pedagógicos que puedan adaptarse a todas las personas. También implica que las empresas, bienes y servicios puedan ser aprovechados al 100% por todos. Lo más relevante: se necesita un cambio de cultura. Hace falta un reconocimiento y una consciencia social que incluya de verdad a los que están considerados como una pantomima.


Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s