Educación ≠ escuela

Por Valeria Islas (7° semestre)

Últimamente ha estado de moda hablar sobre la educación, la escuela, los buenos y malos alumnos, los buenos y malos profesores. Que si todo es culpa del sistema o la culpa es individual.

Al indagar entre los comentarios encontramos que la idea general  indica que “la educación que puede cambiar al mundo”. Pero, ¿Qué es la educación? ¿Es adquirir un conocimiento? Si lo es, ¿es teórico, práctico o una mezcla? ¿Es lo mismo que el aprendizaje? ¿O es aprender valores y modales? Porque parece ser un término ambiguo. En su uso pocas veces separamos el aprendizaje de técnicas o de información de la formación personal. Me parece que esto sucede porque comprendemos al ser humano desde una globalidad. Pues es relevante el aprendizaje de información y técnicas como parte del desarrollo, pero de igual manera consideramos que el crecimiento personal es significativo. Así, parece que la educación es un elemento fundamental de la vida del hombre, pues es la base de su formación en cualquier sentido.

No obstante, se tiende a enlazar la educación solamente a la escuela. Se considera a la escuela como la gran institución o como la nueva religión —tal como diría Iván Illich. Porque parece ser la única capaz de salvar a la sociedad de su decadencia, porque es una base fundamental del ser humano y porque todo aquello que ella profesa es ley y casi nunca se cuestiona. Pero, ¿la educación sólo se puede adquirir ahí? ¿La educación sólo la imparten los profesores? ¿La escuela debe tener tal responsabilidad?

“A los compañeros ya no verlos como competencia, sino como colaboradores, tanto para aprender como para crecer”.

Si consideramos que la educación es una unión de aprendizaje y formación ¿La escuela está llevando a cabo bien tal enseñanza? ¿La escuela te prepara para el futuro? ¿El sistema de enseñanza es correcto? Pues, la escuela no ha cambiado desde que se institucionalizó; el esquema profesor, alumnos, pizarrón, cuadernos y exámenes es el mismo. El que “la escuela inicia a los jóvenes en un mundo en el que todo puede medirse, incluso sus imaginaciones y hasta el hombre mismo”, ¿Es correcto? El que la escuela sólo busca vender un currículum que parece ser el pase de acceso al mundo laboral, ¿Es funcional? Cuando gran parte de las empresas se quejan de que deben capacitar a sus nuevos empleados, pues en la escuela no se aprendió nada de ello; a pesar de que la escuela te enseña a ser el empleado ideal, pues su fundamento es la disciplina y uno aprende a acatar órdenes, pero no te prepara para comprender el mundo económico y laboral.

Sé que aprender información, el conocimiento, es importante, sin embargo, considero que la escuela debería cambiar su paradigma. Hoy necesitamos personas con criterio, creatividad, capacidad de análisis, comunicación asertiva y un pensamiento reflexivo. Características que permiten tanto el desarrollo personal como el poder ser autodidactas. Pues vivimos en el mundo donde la información sobra, pero la forma de interpretar y estudiar falta. Necesitamos cambiar la forma de ver a los maestros, en lugar de verlos solamente como autoridad o fuente suprema de conocimiento, mejor considerarlos como un guía que te ayuda e inspira en tu propio conocer. Y a los compañeros ya no verlos como competencia, sino como colaboradores, tanto para aprender como para crecer.

Por eso, hoy es un buen momento para cuestionar el rumbo de aquello que vemos como nuestra vía de solución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s