Cómics y política (parte 1)

Por Fernando Villela Aranda (Gen. 2008, FilosofíaUP)

Los hermanos Taibo, Paco y Benito se preocupan genuinamente por el fomento de la lectura en nuestro país. Entre ferias de libros, programas de radio y venta de libros a bajo costos ejemplifican, con una extraña dinámica, una tremenda verdad: uno es lo que lee.
Y yo, desde mi lejana pubertad, leo cómics.

Como literatura algunas historias, colecciones y personajes no son obras de nivel medio; algunos son indiscutiblemente malos. Pero algunos, la élite, son maravillosos; grandes obras de literatura popular y contemporánea.

Muchos de los personajes más importantes de los cómics, desarrollados por magníficos escritores como Frank Miller, Alan Moore y Kevin O´Neill, han logrado representar mucho más que héroes fantásticos de fabulosas aventuras.

En las siguientes entregas, les presentaré mis personajes favoritos y aquello que creo ver en ellos.

¿Batman neoliberal?

En primer lugar, Bruce Wayne es un gran empresario, uno de los principales businessmen de su mundo. Su empresa ha seguido el recorrido de las grandes empresas neoliberales: inició como una empresa industrial para expandirse a los servicios. Todas las soluciones que pone en marcha parten de la esfera privada. Los problemas de Gotham City los resuelve como Batman (la seguridad de un vigilante), un esfuerzo individual, o desde  Wayne Enterprises (los grandes temas de infraestructura, salud, innovación científica, energía, entre otros). Además, financia a la Liga de la Justicia, iniciativa no-gubernamental de seguridad, y se dedica a adoptar joven talentosos huérfanos, tres Robin y una Batgirl, en lugar de dejarlos en orfanatos públicos.

Asimismo, nunca se ha involucrado en puestos públicos o de gobierno, desconfía de los políticos y las agencias gubernamentales. Los considera corruptos y cargados de intereses ajenos a los individuos. Su único aliado es James Gordon, uno de los pocos policías honestos, un agente de seguridad, la principal función que el neoliberalismo reconoce al Estado.

Por último, en la última película de Christopher Nolan, The Dark Knight Rises, Batman combate tres cosas: la destrucción de su ciudad, sus viejos pecados y una revuelta popular y social. Recordemos la escena donde se atacan restaurantes y casa en los bulevares exclusivos de Gotham City. Batman defiende la propiedad privada contra un movimiento popular de tintes socialistas.

¿Batman/Bruce Wayne es el primer héroe Neoliberal? Yo creo que sí. La batiseñal lo delata.

2 comentarios

  1. Que “pequeños” somos en México que recurrimos a la “caricatura” para hacer filosofía. Don Quijote tuvo que salir de casa, tuvo que viajar para descubrir que los caballeros andantes no son. ¿Nosotros cuando viajaremos?

    Me gusta

    • Don Quijote no es un filósofo y Cervantes hacía una “caricatura” de la novela caballeresca de sus tiempos. Si crees que la filosofía sólo debe ser de grandes obras o de grandes pensadores, entonces no entiendes el sentido vivo de la filosofía. No se trata de demeritar. Este es un foro de difusión, si quieres otros temas te invitamos a leer otras entradas y otros de nuestros sitios. Ahí encontrarás, por ejemplo, temas sobre la akrasia aristotélica o la democracia estadounidense. Que, irónicamente, se reflejan de manera clara y fuerte en lo que llamas “literatura sencilla, simple y banal”. Te invito a leer a Alan Moore. Gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s