Sesión V: Humanismo cristiano y resistencia a la corrupción: ¿cómo se siembran semillas de ciudadanía?

V. Ponente: María Aspe

“No hay un solo movimiento social en este país en el que no incidiera ningún elemento de religiosidad”, comentó María Aspe al comienzo de su exposición. Continuó por mencionar tres elementos constitutivos de la ciudadanía con sus respectivas acepciones: (1) derechos y deberes (acepción jurídica), (2) pertenencia a una comunidad (naturaleza jurídica) y (3) Posibilidad de participar en esa comunidad, cuya acepción es la misma participación.

“No hemos podido deshacernos del corporativismo en México”.

Luego Julio Hubard explicó algunos aspectos de la soberanía en relación con Carl Schmitt: El tronco que dio estructura a occidente se volvió incomprensible. Tenemos que atender a Carl Schmitt porque, en su momento, fue el más importante de los que reflexionaron sobre la ciudadanía. ¿Qué es la soberanía? ¿Cuándo un gobernante tiene derecho de gobernar?, ¿hasta cuando? ¿Cuándo se vuelve alguien emperador? Cuando todo mundo lo aclama.

Constantino se enfrentó al problema de los monoteísmos. La soberanía se convirtió en soberanía teológica. El soberano, entonces, es el que tiene poder sobre el estado de excepción; está por encima. A través de él pasa la voluntad divina. El papa, por tanto, es la referencia por encima del gobierno; sin embargo, es moral. El papa y sus allegados fueron los únicos que gobernaron la edad oscura.

Con Carlo Magno apareció la sentencia “vox populi, vox dei”, que se usa para validar la presencia del emperador.

Después sigue Thomas Hobbes. El gesto pervertido de Napoleón, tomar la corona y ponérsela él mismo, es la auto-validación: se gesta el estado nación.

“Todos los liberalismos se tambalean con el caos”. En el derecho liberal la pirámide es confusa. ¿Qué derecho va primero?. Además, el requisito para existir como nación es que otra nación me reconozca.
María retomó la palabra con varios datos duros sobre la condición de México: Hay pluralidad religiosa, 46 % de los delitos carecen de sentencia condenatoria, 99% de los delitos son impunes y más de 27 000 desaparecidos. Sólo 3.3% de la población tiene acceso a un posgrado. Hay poco acceso laboral, el horizonte de los jóvenes se ha restringido. 45 millones de mexicanos viven en la pobreza. La población indígena es cuatro veces más pobre. 86% de los mexicanos se afirman católicos.

La desconfianza es de lo incierto, las sociedades son ingobernables en la zozobra. El poder de las espiritualidades vuelve a ser relevante. “Espiritualidades” en plural porque no nos importa la pureza del doga sino la cohesión.

Ética cristiana: detonador de ciudadanía. Las definiciones éticas son la piedra de toque de toda normalidad. Loas buenos cristianos deberían ser garantía de buenos cristianos. La verdad es que somos pésimos ciudadanos, hay contradicción en ello: Sólo el 38% piensa que es necesario pagar impuestos. Sólo el 29% piensa que la iglesia puede estar en los asuntos públicos. Sólo el 5% están involucrados en alguna organización social. Las instituciones más importantes para los mexicanos son (1) la marina, (2) el ejército y (3) la iglesia.

Conclusiones: la contradicción en que nos movemos. Muchos quieren que incida la iglesia, porque es la única con credibilidad más allá de la circunstancia. Los creyentes no estamos actuando como ciudadanos
Para esto, María propuso definir lo que entendemos por ciudadanía y por cristiano. Advirtió que los valores no están blindados contra la retórica. Abundan las narrativas que se justifican a sí mismas.

“El diálogo no es medio, también es un fin en sí mismo, no debiera haber en él ganadores ni perdedores”. Recordó a Ignacio de Loyola: hay que salvar la proposición del otro. El diálogo es gerundio que nos permite conjugar el nosotros.

El diálogo importa para definir lo que entendemos por cristiano porque no podemos dar por sentado que tenemos la misma identidad.

Propuso, también, vivir la “metanoia” paulina: experimentar ese encuentro que me cambia la vida, que me permite cambiar la vida de los demás.

“Cuando a la Iglesia le ha ido bien, la Iglesia lo ha hecho mal”. La adversidad produce líderes y santos.

Durante las participaciones José Manuel trajo al diálogo la distinción entre Odiseo, cuando su tripulación se tapa los oídos con cera para no ser embelesada por las sirenas, y Orfeo en Jasón y los argonautas, quienes consiguen cruzar porque Orfeo cantó más bello que las sirenas.

María recalcó que el diálogo necesita horizontalidad, humildad y partir de necesidades reales.

Enrique enumeró varias propuestas finales: (1) Crear un grupo de la colonia en Facebook, (2) entrevistar a los ponentes del seminario y (3) Recolectar firmas para la propuesta de Gabriel Zaid -que mencionó Julio-, que ni el jefe de gobierno o el gobernador pueda ser candidato a la presidencia en el periodo electoral siguiente a su periodo de gobierno.

Fernando Galindo adujo que la debilidad de la corrupción es la vulnerabilidad de su vinculación: “Como don Corleone, el día que no te conviene matas a quien tengas que matar”. Al cómplice corrupto le conviene que te equivoques; en cambio, los amigos te sostienen. Los liderazgos nunca son individuales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s